Mascotas Gatos

Mascotas Gatos Mascotas Gatos

La adopcion de gatos no siempre es una tarea fácil, por más que el gato es un animal muy estudiado. La psiquiatría animal es una rama muy nueva de la medicina veterinaria y por lo mismo el diagnóstico y tratamiento de los trastornos psicológicos de las mascotas gatos está todavía en una fase muy temprana de su desarrollo. La experiencia recorrida en estas últimas décadas demuestra que los gatos expuestos a conflictos irreconciliables, desarrollan algunas anomalías de conducta conocidas comúnmente como neurosis.

Las mascotas gatos animales de caracter

Un gato molestado cerca de su plato de comer, desarrolla síntomas de estrés muy fuertes. También lo hará un gato, cuyas respuestas normales sean premiadas en algunas ocasiones, pero castigadas en otras, ello puede ocurrir cuando los miembros humanos de una casa tienen opiniones diferentes sobre donde debe o no debe comer, dormir, etc..

El cambio de ambiente físico o social causa a menudo una reacción psicosomática (trastornos psicológicos expresados a través de cambios corporales). Un trastorno a gran escala en la rutina de las mascotas gatos adultos como una temporada en un hospital veterinario, o un internado en vacaciones, o la mudanza a otra casa, causa obviamente estrés, pero pueden actuar también, elementos más sutiles, más difíciles de identificar por los dueños como por ejemplo el arribo de vecinos nuevos que han traído consigo un perro hostil, los albañiles trabajando en la casa, o la visita de unos huéspedes muy antipáticos al gato.

Los cambios de actitud y la adopcion de gatos

Los gatos pueden reaccionar a situaciones tales,por ejemplo, adaptando una respiración sibilante, diarrea, tics faciales o infecciones oculares, psicosomáticas, pero no menos reales. Claro está que el propietario no puede ordenar su vida entera teniendo sólo en cuenta al gato, pero un poco de planificación y entendimiento puede aliviar mucho el impacto del cambio.
Algunas mascotas gatos desarrollan aberraciones de conducta que no se relacionan a simple vista con ninguna causa externa de estrés. El chupar lana y la coprofagia (ingestión de heces) son dos ejemplos claros. Los siameses en particular chupan y mascan lana comúnmente, e incluso pueden comer calcetines y otras cosas de lana.

Se trata al parecer de una condición hereditaria, que raramente se da en gatos sin pedrigree. Las explicaciones van desde el impulso de satisfacer deficiencias nutritivas a la estimulación causada por el contenido de lanolina de la lana.
En cualquier caso hay que oponerse a ella, no sólo por el destrozo de prendas sino que la lana ingerida puede obstruir el aparato digestivo.
La coprofagia puede deberse a deficiencias nutricionales o puede tener una base psicológica.
Es difícil decidir con exactitud que es una conducta normal o anormal. Arañar los muebles y perseguir pájaros son detalles felinos de lo más normal y se puede entrenar las mascotas gatos para suprimirlos.
Es también muy normal que los gatos marquen su territorio rociándolo con orina, pero un spray súbito de parte de machos o hembras castrados, o de gatos que normalmente se portan bien, puede constituir una respuesta de emergencia a los cambios de rutina del gato.
No cabe duda de que ciertos comportamientos son anormales e indeseables en cualquier circunstancia, y se les llama generosamente neurosis.

Cuando estamos decididos a hacer una adopcion de gatos debemos saber que todos tienen una tendencia a reaccionar neuróticamente a circunstancias normales puede ser heredada o adquirida. Entre ejemplos de síntomas neuróticos están la depresión, la pérdida de apetito, el comer en exceso, los brotes repetidos de conducta inapropiada no provocada como ataque al dueño, la automutilación, la histeria, las fobias, etc.

Es preciso que un médico veterinario examine al gato para descartar la posibilidad de enfermedades o una dolencia física complicada. Enfermedades como parasitosis, ninfomanía por quistes ováricos, epilepsia, síndrome vestibular, etc. pueden producir cambios en la conducta.

Un tratamiento difícil

El tratamiento de la neurosis es muy difícil y muchas veces sin resultados. Es imprescindible identificar la causa y con ello instituir un programa de reorientación.
Entre los trastornos de conducta más comunes encontramos: el gato antisocial, el gato demasiado atendido y el gato agresivo ya sea con sus congéneres o hacia perros o cualquier animal y hasta los seres humanos.

En el buen camino

Yolanda Arrosa, criadora que ocupara la presidencia de la citada gremial y que ahora integra la Comisión de Exposiciones. Hay muchos siameses en estos momentos, pero también se han importado mascotas gatos de raza Himalayos, Sagrado de Birmania y otras variedades y se logró nivelar un poco las razas, no es como antes que sólo había siameses.
El trabajo sigue siendo intenso, porque se está tratando de mejorar la calidad de los ejemplares y sobre todo, hemos aprendido mucho.

Las razas nuevasCornish Rex: es una de las mascotas gatos únicas en muchos aspectos, quizás lo más particular sea su pelo corto, suave y ondeado. Carece de subcapa de pelo protector que si poseen otras razas y como resultado su piel es sorprendentemente suave al tacto.

Se originó como mutación espontánea en los años 50.Persa: si esta pensando en una adopcion de gatos, el persa es muy buena elección, es considerado por muchos como el más hermoso de los gatos por su pelo largo, sedoso y de fina textura. Puede ser de color azul, blanco, rojo, crema o negro. Usualmente es de color uniforme. El origen del Persa es incierto, aunque probablemente procede de Persia.bobtail japones: delgado y de pelo corto, musculoso con cola corta y rígida (tipo lince).

Es conocido desde hace cientos de años en Japón, donde se pensaba que atraía la buena suerte.Himalayo: ha logrado una gran popularidad desde que fue reconocido como una raza de mascotas gatos distinta en los años 50. Es muy bello, tiene el pelo espeso y sedoso y la crin completa del gato persa con los colores y marcas del siamés. Necesita mucha atención y, como todos los animales de pelo largo, requiere una limpieza frecuente.

El temperamento de los gatos

Las mascotas gatos tienen rasgos fundamentales en su psicología, más o menos frecuentes en todas las razas. Sin embargo, la marcada personalidad que caracteriza a estos felinos, hace que cada ejemplar tenga sus propias características personales.
En términos generales, puede decirse que los gatos tienen entre sí más o menos los siguientes rasgos que les son comunes:
Un importante espíritu de independencia; un gato precisa sentirse libre, y si en cambio se percibe retenido, hace todo lo posible para cambiar la situación. A su vez, posee la dignidad propia de los felinos, la cual lo hace rehuir a todas las manifestaciones demasiado efusivas de cariño o afecto.

En estas circunstancias suele sentirse como un niño cuando lo llevan de visita a casa de sus tías ancianas.
A su vez, acostumbra a ser discreto y no alterarse ante situaciones que no le concierne directamente. Evita peleas innecesarias, disfruta plácidamente de los momentos calmos de la vida y se resigna y adapta a las situaciones adversas.

No es demasiado paciente para soportar humillaciones de ningún ser humano, sin embargo, suele ser sumamente paciente cuando le resulta útil, por ejemplo, para acechar una presa como un pajarito o un ratón. Como todas las criaturas de fuerte personalidad es imprevisible, pero a la vez, muy fiel a sus costumbres.

Aunque a veces las mascotas gatos parecen indiferentes, y en parte los es, presenta un carácter sumamente curioso, el cual lo lleva a investigar incesantemente. Es casi imposible sorprender a un gato ya que conoce a la perfección el ambiente donde se desenvuelve. Sabe encontrar escondites rápidamente y zonas de descanso que pueden resultar insólitas incluso para su dueño. No es extraño encontrar al gato durmiendo dentro de la máquina de lavar la ropa, adentro de un ropero o sobre la televisión, aprovechando el calorcito que el aparato libera.
Una de sus características fundamentales es la afición que tiene a dormir. Un gato duerme mucho, de 16 a 18 horas diarias, es decir, un 75% del día. Las horas de sueño dependen de la compañía que el animal tenga: un gato solitario duerme mucho más que uno acompañado. Los gatitos bebés suelen dormir como ningún otro ser vivo en el planeta: 90% del día.

De acuerdo a estudios realizados en la adopcion de gatos, existe la certeza de el sueño de los gatos tiene dos fases: ligero y profundo. Cuando el sueño es ligero, los músculos no quedan totalmente relajados y el gato se despierta periódicamente tras pocos minutos. Puede disfrutar de estas siestas también sentado o medio tumbado. Este sueño ocupa aproximadamente un 70% del descanso del las mascotas gatos.
Tras un sueño ligero de unos treinta minutos, el gato suele entrar en una fase de sueño profundo, que puede alcanzar el 30% de su descanso, Los ojos se mueven rápidamente, aunque los párpados permanecen cerrados.
Durante el sueño profundo, existe evidencia externa, aparte del movimiento de los ojos, de que el gato sueña, o al menos tiene experiencias semiconscientes, similares a los sueños humanos; hay cambios de postura corporal, movimientos con patas y uñas, movimiento de los bigotes, de las orejas y, a veces, vocalización.

En el sueño profundo del gato, su cerebro está tan activo como cuando está despierto, y sus sentidos están igual de alerta para la recepción de estímulos. No intente tirarle de su cola cuando esté durmiendo, pues su respuesta será inmediata. Esto también es aplicable a estímulos positivos: olfativos ante un buen bocado o disfrutando de caricias.
Los gatos que pueden salir al exterior, disfrutarán de noches muy activas, vagabundeando por jardines, y si pierden parte de su sueño profundo, dada la importancia biológica de estos periodos, lo recuperan tan pronto pueden.
Cuando el gato se despierta, hace un ritual al estilo yoga, con el fin de soltar articulaciones y musculatura y estimular la circulación. Bosteza y estira arqueando el lomo. Según los entendidos, esta es la mejor forma de despertar, la cual, debería ser limitada por los humanos que suelen saltar de la cama sin poner en orden su sistema muscular.